Jueves, 13 Octubre 2016 21:41

Acto de habla, baila una horda.

Escrito por

 

No estoy muy segura de qué hablamos cuando hablamos de lenguaje en danza. Más de una vez hemos discutido con amigos, colegas y el equipo de esta revista acerca de si hablar o no de lenguaje de movimiento. Me resisto. Siento que cuando hablamos de lenguaje de movimiento, se reduce la cuestión de lo material propio del movimiento, siento que se traspola una forma de pensar y codificar propia de un sistema cerrado de convenciones más o menos estancas como es el lenguaje de la palabra y toda su intencionalidad comunicativa poniéndole barreras a la ambigüedad del arte. Claro, también cometo un acto de injusticia porque el lenguaje no es eso que estoy diciendo que es. Y entonces toda esta reflexión se convierte en una nube informe y completamente descabellada, sin sentido, una nube errante.

Me digo entonces, pensemos la danza como una nube errante.  Pero no toda la danza, sino en particular la que se resiste a la formalización y codificación de un repertorio de movimientos (o lenguaje).

Una forma informe de movimiento constante una materia informada por su constante movimiento, continuo, sistémico. Una masa suave, liviana y potencialmente densa y pesada. Un grupo, una comunidad, una sociedad de cuerpos.

Un Solo será sucedido por una danza grupal unísona y disonante. Una maestra, una generación de bailarines que se fueron modelando a su lado y también la modelaron a ella. Una forma de bailar. El butoh, una forma deforme, un estilo, una postura, una perspectiva respecto de la danza.

Si pensamos en la historia del arte, la historia de la danza, la historia del hombre, vemos que las cosas, las tendencias, las apariencias van tiñiendo el territorio, como la peste, avanzan dejando una transformación a su paso y destruyen lo que hay para generar algo nuevo. Hay un movimiento territorial en el desarrollo de la humanidad, como por designio humano, no nos queda otra que ser atravesados por el constante flujo en el espacio-tiempo

Es que somos cuerpo y palabra. Y tanto uno, como otro, hacen forma. Y la forma del Butoh llegó, se instaló, se fue desarrollando en Argentina. Me interesa lo que sucede en la escena, en la decisión de una maestra que baila un Solo compuesto hace varios años atrás y luego, siguen, sus alumnos, la generación transformada en el espacio que ella generó y coordinó hace tantos años.  Se les da paso y son muchos, son una horda. Esta dupla es una obra y un manifiesto. Es una expresión de afianzamiento institucional y artístico.

Me pregunto también, si es una forma de control o entrega. ¿Es posible la entrega sin un poco de control? ¿Cómo se relacionan históricamente los maestros con sus alumnos? Existe una persona, Rhea Volij que se puso a bailar Butoh, dio clases incansablemente los últimos ¿15 años? Dio clases, compuso, armó charlas, se fundió con otros interesados en la danza Butoh del país y del mundo. Empezaron a viajar maestros de ojos rasgados a la argentina, producciones independientes trajeron representantes de la danza japonesa a la argentina, se fue horadando el territorio y germinando la semilla y un campo se cosecha hoy, luego de un acto de habla. ¿El acto de habla es la danza / el cuerpo de Rhea? ¿El nombre “Rhea”? ¿La acción pedagógica? ¿Es todo? ¿Es uno? Es un Solo.

Es un acto de habla, un acto que arranca en el fuero interno del cuerpo. Lo hemos visto en los bebes, hablar es un gran esfuerzo para el hombre, invita al cuerpo entero a ponerse a disposición, distribuye flujos de energías que activan un movimiento interno, profundo y proyectivo. HABLAR. Un movimiento que trae palabra y la palabra trae transmisión. Y en el acto de habla primero, inicia la comunicación, la copia, el aprendizaje y el proceso de la ¿cultura? ¿del arte?

Inicia el acto de habla, trae la transformación profunda y  Habla Casandra. Y, ¿Qué pasa cuando habla Casandra? Una horda de bailarines invade un escenario y se entrega al constante repetir de acciones inútiles, inconclusas, informes. Habla Casandra, danza Butoh, una nube errante atraviesa el mundo.

Este comentario fue escrito a partir de mi asistencia al estreno de Horda y re-estreno simultáneo de Habla Casandra, en Agosto de 2016 en el Teatro El Excéntrico.

Fichas Técnicas

HABLA CASANDRA

Coreografía  e interpretación: Rhea Volij I Música original: Eduardo Felenbok I Asistente de dirección: Alfrida Podlischevski

HORDA

 

Intérpretes: Débora Aguiar, Daniel Daverio, Malena Giaquinta, Ignacio Litvac, Claudia Rodríguez Rincón, Ana Laura Ossés, Adrián Polimeni, Tamia Rivero I Asistente de dirección: Majo Nóbile I Colaboración creativa: Patricio Suárez I Música en vivo: Jazmín Ortiz Ares I Diseño sonoro: Patricio Suárez I Diseño de luces, escenografía, diseño gráfico: Carlos Coccia I Diseño de Vestuario: Carlos Coccia. Pi A Raña I Realización de vestuario:  Pi A Raña, Tamia Rivero I Foto y video: Paula Zacharías I Dirección: Rhea Volij

Josefina Zuain

Dicta talleres de escritura para artistas desde el 2009. Trabajó en proyectos independientes y cruce de lenguajes artísticos como Buenis S Simo, Dispositivo A AP y Gift Shop. Obtuvo varias becas de formación, entren otras la Ecunhi-FNA, Plan Interactivos, Fundación Telefónica, FNA Nacional. Se desempeña como consultora de artistas y foundraiser. Residencias artísticas, Rosario, Curatoria Forense, Brasil, INSIDEOUT, el año pasado LABRA DANZA, INAE Uruguay. Es investigadora, curadora independiente y escritora por pasión!! Dirige Segunda Cuadernos de Danza, es miembro de la Arjè Cia Aeroniñas y La Movemos Danza, trabajó como vocal de Instituto Prodanza durante el 2012 y 2013. Se desempeña actualmente como parte del Equipo de Danza del Programa Nacional, Jornadas por la Prevención, Presidencia de la Nación.

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • El Placer, el paraíso. +

    El Placer, el paraíso. Obra: La idea Fija Cabía todavía el aire libre. Habíamos enredado la mente detrás de cada flor y todo peligro pasado por flechas eran nuestra miel. Leer más
  • LA MUERTE Y YO +

    Tomar una hoja de papel y crear un cuadrado perfecto, luego manipularlo mediante varios plegados, de esa forma se llega a un papel adivinador de la fortuna (una suerte de Leer más
  • Bailantes +

    Bailantes Obra: Deíctica La deixis tiene que ver con aquellas palabras que sirven para indicar elementos “otros” y se sirven de ellos para cargarse de sentido, los cuales asimismo, son Leer más
  • Decir lo evanescente +

    El cielo cayéndose a pedazos. Oigo en la sala de “Dinamo” el tintineo de las gotas que desde afuera golpean sobre la chapa del techo. Adentro, la construcción de la Leer más
  • El sueño del pibe +

    Por primera vez escucho a Los Redondos en el Teatro San Martín. Veo a Celia Argüello, a Luli García Pullés, a Martín Gil y descubro a varias bombas más, que Leer más
  • Hogar, ¿dulce hogar? +

    ¿La femineidad en otros tiempos? ¿Por qué representar a la mujer hoy bajo una estética de los años 50 abocada fervientemente a la vida doméstica? ¿Qué ecos de ese modelo Leer más
  • UNODOSTRESCUATRO +

    UNODOSTRESCUATRO Obra: Los incorporales UNO. Mandatos internos. Mandadas al hacer. Como dos muñecas que hacen algo que no quieren. Marionetas de su propia danza, se mueven al compás de la Leer más
  • Nacer de grande, o vencer la presencia (in)finita +

    Nosotros, en cambio vivimos las frías mansiones del éter cuajado de mil claridades, sin horas ni días. Sin sexos ni edades… Es nuestra existencia serena, inmutable; Nuestra eterna risa, serena Leer más
  • Crónica de una temporalidad danzada +

    I ¿Por dónde empiezo? ¿digo Maya Ponce, Misha Gordin, Nos, Intra-Nos? ¿Cómo estos nombres se conjugan y devienen en un mismo afecto? ¿dónde empieza la danza? Primero un brote, una Leer más
  • Diciendo pasa +

    Diciendo pasa Un texto para: Relato de acción // dirigida por: Martín Gil Me paro frente al escritorio, lo miro fijo aproximadamente medio minuto. Traslado el peso de mi cuerpo al Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19

ESCRIBEN EN SEGUNDA