Lunes, 23 Noviembre 2015 19:28

La ley del deseo

Escrito por

si el lenguaje es otra piel

toquémonos más

con mensajes de deseo 

 

Gustavo Cerati

 

A partir de un poema que es una obra nace esta nueva representación de todo piola? que, desde esa base poética construye un nuevo universo sobre una relación amorosa determinada en tiempo y  espacio. La interpretación al ser un texto que imita un diálogo permite el desarrollo de secuencias precisas para trasladar al movimiento, es por la magia de la poesía que las palabras del uso cotidiano entre los personajes logran un extrañamiento, pero que a la vez dan verosimilitud a lo que se cuenta, una característica de los poemas de Blatt, la construcción de lo espontaneo, la sensación de que los versos ocurrieron y son fragmentos de una charla que se capta al pasar o el pensamiento absurdo y surrealista desde la ventanilla de un colectivo por alguien aburrido y enamorado, y todo dicho con las palabras más cercanas, para que no se pierda nada, para resguardar la esencia del momento de creación.

La trama es un larga poesía (son tres los textos del poeta) que describe una charla en una esquina situada en el sur del Gran Buenos Aires, referencias a un gol de Banfield, algo que ocurre en Lomas de Zamora dan ese rincón geográfico a la imaginación. Entonces, el poema funciona como guion sobre el cual se montan movimientos, luces, músicas, voces, pero es el poema la narración que avanza y se transforma en parte de la escenografía, que es mínima, el escenario está totalmente despejado, apenas iluminado el sector de la acción, en este marco la voz y lo que dice y como lo dice se hace visible y ocupa el espacio transformándose en el paisaje. 

También la iluminación y las canciones completan la escenografía intangible, a no ser por un único objeto pequeño casi imperceptible, una perla, una bolita que es otro de los hilos por cual se cuenta la historia y que funciona como nexo entre los personajes, elemento por medio del cual canalizan sus emociones, el deseo de estar con el otro y las consecuencias, la dulce histeria de la flecha atravesando.       

El texto marca un lenguaje: “todo piola?/ todo piola, vos?/ piola también, q hacías?/nada, acá, tranca, vos?...”, que deriva inexorablemente en el vestuario, de los cortos y camiseta de la juventus gastada, con el nombre de Tevez vencido por el sol del potrero y los lavados, a las nike originales eso no les pasa, duran más y se desgastan distinto: un lenguaje y un vestuario determinado dentro de la cual el amor se amolda a ese léxico barrial y directo, por una lado.

Por otro, Carla Di Grazia y Eddy García son los amantes que dislocan los personajes del poema,  ya no son dos chicos, o si, pero también abre la posibilidad a una chica que ama a un chico, o una chica que ama a un chico gay, o un chico bisexual que ama a una chica bisexual, etc., las combinaciones que se pueden imaginar al correr el eje de la textualidad  confirman que la atención  es sobre la relación y las actitudes de cuando las endorfinas dominan el cuerpo, pensar la correspondencia en primer plano como  algo que trasciende a los sujetos.  

Aun así hay un juego sobre los roles, ya que al inicio el chico comienza a recitar el poema donde se desdobla en dos hombres, pero antes la primer imagen es la chica sola, luego al encontrarse comienza el juego de la química entre ellos,  de esa manera le dan cabida al desenfreno irremediable del puro estado del enamoramiento y lo hacen con todo, la intensidad de  demostrar esa energía que sienten los lleva al desgaste físico, a desgastarse en escena como entrega de realidad, que eso existe, por eso la desnudez a la que llegan es natural, parte del devenir entre dos cuerpos exhaustos, y es necesario materializar la acción de despojarse para la entrega, el desnudo tiene una finalidad sexual.

La perla, una bolita constantemente manipulada tiene distintas funciones, de esa manera se vuelve un elemento preponderante, polivalente, por el cual se mira al más allá, se usa para jugar con el pie, con las manos y con las bocas que al perseguirla se juntan para un primer beso, luego son muchas perlas que al caer como lluvia sin parar desde el cielo al rebotar se transforman en olas que avanzan y así crean el ritmo del acto sexual (me hubiera gustado que la chica sea la parte activa en la escena para continuar transgrediendo el poema) que mientras  dura marca el tiempo de su fluir, esa es la imagen, por sorpresa y belleza: la luz en crudo  y muchísimas perlas repercutiendo, a la vez la pareja con frenesí representa un sexo fuerte, seco y rápido, esa sincronía con el sonido de las perlas golpeando en el piso crea el ambiente del momento de pasión, sublime. 

Dentro de la obra se destacan las intervenciones musicales, principalmente las canciones creadas e interpretadas por Guadalupe Otheguy, que no sólo crean una atmósfera distinta como codas a la narración del poema y corta con lirismo y versos oníricos las palabras de la calle, sino que su intervención da el pie para sutiles toques de humor, su complicidad con la pareja potencia la puesta y por momentos cual banda de sonido aparece en lo alto corriendo el centro, estirando el marco donde se trabaja la idea.

La obra termina como inició, se podría pensar en una composición anular, ella sola y en penumbras (la iluminación a cargo de Agnese Lozupone  es fundamental para la creación de ciertos climas), pero en el medio está el desarrollo, la experiencia compartida, después de lo vivido queda un agridulce sabor, él se fue y queda ella con la canción y las perlas desparramadas con una nueva soledad. Quizás pensando si fue el azar o la certeza del cosmos lo que los reunió para seducirse en esa esquina, quizás esperando un nuevo encuentro.

Reseña escrita de la obra presenciada el 30/10/2015 en Teatro del Abasto.-

 

Ficha Técnica:

Con Eddy García, Carla Di Grazia , Guadalupe Otheguy / A partir de un poema de Mariano Blatt con canciones de Guadalupe Otheguy /  Arte y diseño de iluminación: Agnese Lozupone / Vestuario: Cristian Bonaudi – Ana Press / Objeto y fotografía: Agnese Lozupone – Eleonora Pascual / Gráfica: Maxi Sosa /Asistencia de dirección y diseño de movimiento: Virginia Leanza / Producción ejecutiva: Eleonora Pascual / Guión de Gustavo Tarrío – Eddy García / Dirección: Gustavo Tarrío.

 

Pablo Gungolo

Poeta, nació en Bahía Blanca y en la actualidad reside en Capital Federal. En el 2011 publicó su primer libro “Polaroid” (Editorial La Parte Maldita). Generalmente escribe en floresyfobias.blogspot.com (Elongando). Su próximo libro se llamará “los restos”.

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • La cuestión +

    La cuestión Obra: Lejos El equipo de correr esta vez incluye los sueños. Lo que, por voluntad genética o divina, ella es. Lo que quiere ser. Lo que pudo ser Leer más
  • Todas para una +

    Todas para una Un texto para: Sin Sostén // dirigida por: Melina Martín. Cía La Movemos Día 1 De a poco me despierto en mi cuarto de rosa niña. Me desperezo Leer más
  • Acto de habla, baila una horda. +

    No estoy muy segura de qué hablamos cuando hablamos de lenguaje en danza. Más de una vez hemos discutido con amigos, colegas y el equipo de esta revista acerca de Leer más
  • Útil no. Un texto para Inútil. +

    En un momento este texto serán solo impresiones de la obra. En ese momento apelo al lector, a que se tome uno o dos segundos para imaginarlas. Algo que no Leer más
  • Una noche en la selva +

    Una noche en la selva Un texto para: Las hermanas diamante // dirigida por: Quio Binetti y Vanina Golstein Dos intérpretes y creadoras de cuerpo pequeño y flexible, hábiles, precisas e Leer más
  • El artificio de la obra escénica es realidad. +

    El artificio de la obra escénica es realidad. Obra: Embloque Si no es objeto, es cuerpo. El cuerpo, a diferencia del objeto, porta memoria, porta estados de ánimos, porta dificultades, Leer más
  • El sueño del pibe +

    Por primera vez escucho a Los Redondos en el Teatro San Martín. Veo a Celia Argüello, a Luli García Pullés, a Martín Gil y descubro a varias bombas más, que Leer más
  • Bailar la caída del corazón y separarse también puede ser una fiesta. +

    Es propicio atravesar las grandes aguas. Me repito día a día desde el día en que me separé. El sábado a la noche salí con mis amigas, todos los sábados Leer más
  • No tan obvia +

    No tan Obvia Obra: Una Obvia Cuando leí el texto de la obra pensé que al ir me encontraría con algo onírico y de una densidad espesa. Pero no fue Leer más
  • De cómo no sé estar con otros +

    Obra: De cómo no sé estar con otros Al principio este comentario se iba a llamar De cómo estar con otros cuerpos. Iba a ser un intento poético de poner Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11

ESCRIBEN EN SEGUNDA