Jueves, 01 Octubre 2015 20:29

Corazones maduros

Escrito por

Corazones maduros

Un texto para: Todos contentos dirigida por: El Descueve - Puesta en escena: Mayra Bonard

Querida Gabi,

más meses pasaron desde que te fuiste, esta última vez, y el tiempo sigue pasando y aplastándonos como una masa de 80 kilos de tierra, pisándonos los dedos de las manos, enmarañándonos el pelo y dejándonos tiradas en el suelo, desnudas, frágiles, temblorosas.

Este océano que nos separa y estos años se hicieron más cortos cuando te volví a ver, detrás de escena, en el cuerpo de cada uno de los bailarines de la reposición de Todos contentos, imaginándote en cada uno de ellos, en cada una de las escenas y sus fragmentos: en la concha de la chiquita, adentro de la heladera, subida al poste, saltando por los aires a los brazos del nuevo Carlitos, comiéndote un helado de dulce de leche, en la bikini de la fisicoculturista que se meneaba al ritmo de Les Rita Mitsouko. Y cuando te volví a ver en 0.0, ahí, tirada en el piso de una helada noche de octubre, arrastrándote para llegar hasta no sé donde, en esa inmensa sala, con mil ojos sobre tu cuerpo y las luces que casi nos enceguecían a todos los que estábamos allí, en silencio, contemplándote.

Esos momentos, ahora ya difusos, me llevaron unos años atrás, cuando te asistí en Colapsar, junto a Ceci y a Seba, luchando en Barcelona y sus arrabales, entre las montañas catalanas, los ríos y el Mediterráneo, en los trenes, los bares, los centros cívicos, los planes de gira en Argentina, a distancia esa vez, yo allá y ustedes acá, pero hoy ustedes, los argentinos, allá y yo acá. Yo, acá, en una Argentina que hoy teme, o quiere, según de donde se lo mire, "volver a los '90", y yo que me pregunto si es posible volver el tiempo atrás, atrasar los relojes, y volver al momento en que nos conocimos, quizá justo antes y hacer algo distinto y no conocernos, o ir antes aún, cuando te crucé en alguna sala porteña, sin conocerte, a finales del siglo pasado, y admirar desde la oscuridad de esa sala que ya no recuerdo cuál era, tu fuerza, tu brillo, las canciones y la locura del Descueve. No creo que podamos volver a esa época, ni aunque gane el Sr. Burns rioplatense (aunque le duela ser de estas pampas); hoy las guerras son otras, las ametralladoras se disparan en Siria y en Europa al mismo tiempo, mostrándonos que el tiempo no regresa, porque los muertos son más, pero sí vuelven los horrores cometidos.

Podemos volver a equivocarnos, eso sí, por eso espero que este mes de elecciones termine de pasar rápido y que me devuelva el tiempo a la tranquilidad de un verano porteño más, de los que me gustan, transpirando en el cemento y pensando, escribiendo.

Muchos de los chicos que hicieron Todos contentos este año nunca habían visto antes al Descueve. Asumieron sin discusión el mito, que es real, del inmenso arte que hicieron en la época del 1 a 1. Yo misma vi sólo Hermosura entonces, una de sus últimas. Y me pregunto cómo puede ser que haya que esperar hasta que una bienal, excelentemente producida y cargadísima de espectáculos para ver, reconozca el laburo de ustedes como siendo joven, innovador, casi atemporal, y decida reponer una de sus obras y mostrar por fin algunos fragmentos de video de las demás. ¿Es la única oportunidad que hay hoy para acercarse al trabajo del Descueve? ¿Y después de la Bienal, y alguna temporada en cartel qué? Nos quedan 9 videos cortísimos en Youtube y los recuerdos borrosos de los más jovatos (sin ofender). ¿Cómo podemos, los argentinos, los artistas, valorizar nuestro patrimonio, el inmaterial, el etéreo, el de la historia de nuestras artes escénicas, más allá de la moda de las retrospectivas, en esta, la época del presente permanente, del figurettismo, de la eterna juventud, del ajuste, del rebusque en las producciones "independientes" cada vez más dependientes de la rotación de la cartelera, de la explotación de los propios elencos? NO FUTURE, volverán a pensar algunos amargos.

Creo que un buen laburo de archivo es lo que nos hace falta. Y darle cuerpo a la memoria, como hoy lo intento en esta carta.

Gracias, maestra,

Aimé

Este texto fue escrito a partir de: dos funciones, en septiembre de 2015, de la reposición de Todos Contentos (1998), del Descueve, en el marco de la Bienal de Arte Joven, en el Centro Cultural Konex y de la función del 4 de octubre del mismo año, de 0.0 El Descueve, coproducción de la cía. y la Universidad Nacional de San Martín, en el Centro de Arte Experimental de la UNSAM. Y de alrededor de un número infinito de representaciones propias ocurridas en, al menos 15 años de encuentros y desencuentros.

Todos contentos (reposición)

Ficha técnica:

Intérpretes: Romina Alaníz, Martina Bakst, Micaela Ghioldi, Milva Leonardi, Pablo Lugones, Paula Palomo, Delfina Thiel, Cristian Vega | Vestuario: Jessica Trosman | Escenografía: Luciano Stechina | Diseño de luces: Gonzalo Córdova | Música original: Diego Vainer | Asistencia de escenografía: Ana Sarudiansky | Asistencia de dirección: Damián Malvacio| Producción: Sofia Brihet, Marlene Nordlinger | Puesta en escena: Mayra Bonard | Co-producción: Bienal Arte Joven Buenos Aires, El Descueve.

El Descueve son: Gabriela Barberio, a quién va dirigida esta carta, Ana Frenkel, María Ucedo, Mayra Bonard y Carlos Casella.

0.0

Obra creada, dirigida e interpretada por la grupo original de El Descueve y miembros de la Compañía de Teatro Acrobático (Dirigida por Gerardo Hochman), del Grupo de Danza UNSAM (Dirigida por Oscar Araiz) y alumnos de la Licenciatura en Artes Escénicas. Música original de Diego Vainer. Luces de Gonzalo Córdova.

Aime Pansera

Mi pasión por el teatro y una beca francesa me llevaron a licenciarme en Estudios teatrales en la Sorbonne Nouvelle y a realizar maestrías de investigación en la misma disciplina y facultad. Allí me acerqué a la danza, y fue en Barcelona donde tuve mis primeras experiencias profesionales y en la investigación escénica escribiendo y dirigiendo proyectos de teatro y movimiento. De vuelta en Buenos Aires, me especialicé en la formación de espectadores y en el desarrollo de nuevos públicos para teatro y danza. Trabajo en el ámbito de las artes y la educación y curso la maestría en Sociología de la Cultura en la Universidad de San Martín.

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Cuna del hombre, incubadora de la humanidad +

    Cuna del hombre, incubadora de la humanidad Un texto para: África // dirigida por: Luis Biasotto Quizás sea necesario aclararle al lector que soy de las personas que lee los textos Leer más
  • ENQUANTO AS COISAS NÃO SE COMPLETAM +

    Ningún problema tan consustancial con las letras y con su modesto misterio como el que propone una traducción. (Borges, 1932). En el principio fue la imagen, un cuerpo desnudo, inmóvil, Leer más
  • Eclipse total del corazón +

    “Y espero que tengas todo lo que soñaste. Y te deseo alegría y felicidad. Pero por encima de todo esto, Te deseo amor.” Dolly Parton I Will Always Love You Leer más
  • Privilegios de Artistas +

    Privilegios de Artistas Obra :Por el dinero Vivimos por el dinero. Todos lo hacemos. Con el dinero compramos nuestras cosas más básicas y también nuestra felicidad. Dependemos del dinero para Leer más
  • La sombra que trota detrás de nosotras tiene cuatro patas +

    Llego al Centro Cultural Konex más de media hora antes de la hora de comienzo de la performance. Me toca hacer fila junto a los que no tienen entrada (están Leer más
  • Una noche en la selva +

    Una noche en la selva Un texto para: Las hermanas diamante // dirigida por: Quio Binetti y Vanina Golstein Dos intérpretes y creadoras de cuerpo pequeño y flexible, hábiles, precisas e Leer más
  • Ser mirada +

    Soy mirada, digo esto y siento lo ambiguo de la frase. Por un lado implica que desde este lugar de enunciación yo no soy otra cosa más que una mirada, Leer más
  • Rosca +

    Rosca Cuando voy a ver una obra de Pablo Rotemberg, se qué esperar: golpes, empujones, caídas y saltos. Movimientos precisos, intenciones violentas. Algunas secuencias de movimientos que he visto más Leer más
  • Caballero Contemporáneo +

    Cuando Carlomagno se acerca a Agilulfo y le pregunta, entre fatigado y atraído por la declarada inexistencia del caballero de armadura blanca, le grita en el agujero de la armadura Leer más
  • La hija de la puta de la niña. +

    La hija de la puta de la niña. Obra: En Obra I. Cuentan por ahí que un día una niña irrumpió en un teatro, se puso frente a un escenario Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11

ESCRIBEN EN SEGUNDA