Miércoles, 07 Junio 2017 17:10

Ser mirada

Escrito por

Soy  mirada, digo esto y siento lo ambiguo de la frase. Por un lado implica que desde este lugar de enunciación yo no soy otra cosa más que una mirada, una cámara que ve, que realiza un recorte a cada paso. Por el otro lado implica la pasividad del sujeto, yo soy mirada, otros me ven. En este doble juego me sitúo y me construyo como mirada de espectador. Un espectador no es sólo alguien que ve, es también alguien que es mirado: por otros espectadores, por los intérpretes de una obra cuando interpelan al público, por sí mismo cuando recorre una instalación que le devuelve un reflejo de su mirada. 

Entonces ¿Dónde comienza la obra, en la antesala, en el momento previo a ingresar? ¿En todo lo que percibimos y miramos? ¿Dónde comienza la danza?

Centro cultural Paco Urondo. Son las 7 de la tarde, todavía no dan sala. Recorro la muestra fotográfica de Teresa Pereda. Ella trabaja con la tierra, con la memoria y las raíces. Siento  la tierra que me sostiene y veo: el piso es de madera. Entre los espectadores que están esperando para ingresar a ver la obra hay dos chicos: uno se pone a estirar, el otro juega con una bola de contact. En este momento saco mi anotador y comienzo a registrar las impresiones, las huellas que se van a ir sumando, capa tras capa, en mis sensaciones, en mi cuerpo.  Estas estampas componen la antesala de la obra, estas estampas se cristalizan en mí con las palabras fotografía, tierra, contact. Palabras que me van a acompañar durante la obra,  como el polvo de luz que queda flotando en una habitación y cada tanto aparece y se lo puede ver casi hasta tocarlo. 

Nos empiezan a llamar para ingresar de a uno o de a dos. Hay misterio, expectativa. Al ingresar la luz es tenue, siento que entro en una cueva. Tierra. Una cueva húmeda. La música que acompaña es la de los sonidos de una gota al caer, un sonido constante marcando el tiempo, estirándolo, haciendo todo lento.

Hacia el fondo hay una mesa grande y sillas. Hacia el frente una instalación: una botella que, como un reloj de arena, gotea tiempo. La botella está amarrada, cuelga hacia abajo. Un fuentón de plástico blanco recibe el agua que cae de ella. Esta imagen se plasma en mí como una impresión-estampa, me hace pensar “es un lago posmoderno”. 

La sala propone dos frentes: uno claramente frontal (el público mirando hacia el fondo donde está la mesa, entre la mesa y el público se genera un espacio para que los cuerpos se encuentren) otro hacia el costado. 

Este espacio compuesto por las luces, la música y la disposición de los espectadores, es móvil. Desde que dieron sala ellos estaban ahí esperando a que llegáramos a su cueva. Los cuerpos acompañan este tiempo elástico que se desenvuelve con el sonido del agua. Los cuerpos también gotean, dan un paso, se quedan estáticos, alargan y estiran el aire  lentamente. Están con ojos cerrados. Tocan el polvo que flota en el aire. Dan un paso, se detienen, cambian de posición. Fotografía. Tierra. Cueva. Hidra.

La lentitud del movimiento es atacada por un corte abrupto, un quiebre, para luego retomar algo de ese tiempo anterior. Una musculosa blanca y un jogging gris los viste a todos por igual. Uniforme. Entrenamiento. La unidad multiplicada. 

Cierran la puerta. El comienzo dentro del comienzo, lo que ya empezó va a volver a empezar de un modo diferente. Los cuerpos se buscan, llevan sus musculosas hasta sus cabezas y se cubren con ellas, se las vuelven a bajar. Repiten acciones. Intentan sacarse la ropa, anoto: erotismo solitario. Luego arman tríos, arman dúos. Stops. Poses. Fotografía. Abren los ojos. Por momentos los veo a ellos, hacen contacto visual con el público pero algo se pierde, como si la escena y el mundo que se estaba construyendo dejara ver sus grietas. La tensión se corta y algo no empieza a fluir. ¿Con qué categorías contamos para pensar críticamente? Me viene a la boca el  orden de la afección. Siento que algo no pasa, no me afecta y ahí voy a la escucha interna de mi cuerpo para cuestionarme ¿Por qué no me afecta esto? 

Veo un trío de chicas, dan unos pasos, se abrazan, llegan a una pausa, repiten la misma acción, más pasos, dos de ellas hacen base y una realiza una inversión, parece la botella de agua que cuelga de la instalación. Me gusta la imagen y la analogía con esa botella. Se ve la preparación, la pauta. En estas repeticiones y en los encuentros entre los cuerpos hay algo que pasa desapercibido: la construcción del encuentro. Es como si los cuerpos fueran al encuentro del otro porque tienen que ir.

De pronto en el centro uno de los chicos queda solo, su cara es muy expresiva, realiza gestos que contrastan entre la risa y el llanto. Otro se acerca por detrás y se le pega. Este cuerpo empieza a ser contagiado por las huellas que el otro emana.  Acá pasa algo, esto me afecta. Luego un tercer cuerpo se les va a unir y otro también. Lo mismo va a suceder con un grupo de chicas. En ambos el mismo juego de contagiarse de los impulsos del otro. Hay escucha de los cuerpos, hay tiempo para desarrollar todo este encuentro. 

En casa voy a releer el papel que me esperaba en el asiento: “En LERNA el intento del encuentro, del progresivo fluir del individuo al colectivo, el multiplicar monstruoso y bello.” 

Voy a repasar las imágenes: la escenografía que se mueve cuando acercan las mesas y las sillas;  la chica sola llorando en el centro de unos cuerpos dados vuelta que se mimetizan con las sillas; los juegos que toman el movimiento, intensidad y energía de uno que propone y otros que se suman; el espacio poblado de euforia y llanto; los temblores y las vibraciones que se intensifican hacia el final.  

Releo y subrayo la palabra intento. Anoto: desolación. No hay multiplicidad sin unidad. Intento de multiplicidad. Contact. En Lerna hay intentos. Por momentos hay un habitar de ese ser mitológico, la Hidra, hay un colectivo monstruoso y bello. Por momentos no hay más que la cueva vacía. En la forma se logra esa monstruosidad, esa Hidra de nueve cabezas.

¿Cómo mirar y registrar a la vez? ¿Cómo mantener una escucha atenta que se impregne de las huellas-impresiones para componer desde una mirada despierta? Necesitamos categorías para que el sentir y el pensar estén atravesados por un mismo campo de afecciones.

Mirar y ser mirados. Leer y ser leídos. El sentir los atraviesa y devela al mismo tiempo.    

 

 

Este comentario fue escrito a partir de haber asistido a la función de Lerna en el Centro Cultural Paco Urondo el viernes 7 de abril de 2017.

ph. Eight sculpture ideas 1980-81 de Henry Moore.

 

Ficha técnica.

Intérpretes: José Ignacio Gacitúa Venegas, Julieta Rodríguez Grumberg, Ignacio García Lizziero, Lia Mazza, Cristian Reyes, Federico Perez Gelardi, Georgina Forconesi, Moira Maillmann, Pablo Burset

Visuales: Martina Mora  

Diseño sonoro: Fernando Tur

Asistencia de dirección: Lia Mazza, Moira Maillmann

Dirección y puesta en escena: Federico Moreno

Esta obra recibió un subsidio del Instituto para el Fomento de la Actividad de la Danza no Oficial del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. 

Cecilia Sur

Algo se fundó en la infancia: clases de danza jazz, la escritura de un cuento. Esas semillas germinaron para brotar con los años en la elección de estudiar Letras (UBA) y desbordar mi cuerpo de escritura. Viví en el Delta donde se gestó En isla (Tocoymevoy ediciones). Luego se publicó el cuento “Martina, la tarde” (ed. Alto Pogo). A la vez que las letras me acompañaban fui atravesada por el butoh y con esta danza la posibilidad de explorar los cuerpos que me habitan y lo que ellos pueden desplegar.

Después de dedicarme a la docencia y dar talleres de escritura creativa me fui a viajar por Latinoamérica participando de colectivos artísticos multidisciplinarios y presentando unipersonales de danza. En México pude formarme con diversos maestros en el Primer Festival Internacional de Butoh.

Y como “siempre se vuelve al primer amor” volví para profundizar este camino y continuar explorando formándome en expresión corporal en la UNA. Incursiono en la escena participando como intérprete en obras de teatro y teatro físico.

Las herramientas críticas, teóricas y poéticas que las letras me dieron las pongo al servicio de leer y componer en la danza, reflexionando sobre el cuerpo y sus modos de resignificar el espacio-territorio que nos habita.

Me interesa pensar la danza como un despliegue potencial que tiene el cuerpo de manifestarse en el mundo y de conectar con otros mundos que nos exceden y abisman.

 

 

Lo último de Cecilia Sur

Más en esta categoría: « El odio diario Todas las luces »

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Precariedad astuta: producir sin cash +

    Harto conocida es la situación en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de la producción de obra artística con pocos o hasta nulos fondos. A los artistas escénicos en particular, Leer más
  • Fantasmas en la ciudad +

    Dos mujeres antiguas, aniñadas, con un levemente distinto andar, rasgos y perfiles, pero muy parecidas entre sí, aparecen y desaparecen de la escena. Son petisas Morticias o niñas poseídas por Leer más
  • De la danza al cáncer y del cáncer a la danza. +

    En 1987 comencé a trabajar en mi tesis para el doctorado en biología molecular y celular. Al mismo tiempo, empecé a tomar dos clases de danza a la semana. Xavier Leer más
  • Corazones maduros +

    Corazones maduros Un texto para: Todos contentos dirigida por: El Descueve - Puesta en escena: Mayra Bonard Querida Gabi, más meses pasaron desde que te fuiste, esta última vez, y el Leer más
  • El artificio de la obra escénica es realidad. +

    El artificio de la obra escénica es realidad. Obra: Embloque Si no es objeto, es cuerpo. El cuerpo, a diferencia del objeto, porta memoria, porta estados de ánimos, porta dificultades, Leer más
  • El sueño del pibe +

    Por primera vez escucho a Los Redondos en el Teatro San Martín. Veo a Celia Argüello, a Luli García Pullés, a Martín Gil y descubro a varias bombas más, que Leer más
  • LA SUMA DE LAS PARTES +

    “Confesamos sin tardanza que cualquiera de ambas vías nos llevará al mismo resultado” (Freud, Lo Siniestro, 1919) Arriba, una mujer-niña corre en lo alto del teatro. Parece un personaje que Leer más
  • Amor mío +

    Amor mío Obra: Villa Argüello Finalmente, esto es un mundo... Hay códigos que desconozco, la vida me es difícil. Veo y mastico modos de hacer las cosas que me la Leer más
  • Hábitat. +

    Hábitat. Obra: Una comedia ancestral La sorpresa no es el devenir de la tarea sino saber de repente que la tarea ya había sido comenzada. ¿Cuándo y por qué se Leer más
  • ENQUANTO AS COISAS NÃO SE COMPLETAM +

    Ningún problema tan consustancial con las letras y con su modesto misterio como el que propone una traducción. (Borges, 1932). En el principio fue la imagen, un cuerpo desnudo, inmóvil, Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11

ESCRIBEN EN SEGUNDA