Jueves, 01 Noviembre 2012 19:59

LA MUERTE Y YO

Escrito por

Tomar una hoja de papel y crear un cuadrado perfecto, luego manipularlo mediante varios  plegados, de esa forma se llega a un papel adivinador de la fortuna (una suerte de origami), dicho objeto, en boga en épocas escolares, se debe pintar de colores varios en el anverso y en su reverso escribir la suerte en cuestión.

El grupo la voraz irrumpe y se presentan parados como en una foto familiar. El duelo: muerte como eje atravesada por lo lúdico, el azar y el juego. Las tres palabras en un principio tienen un dejo de sinónimos, pero aunque compartan un patrón general, una genealogía, una relación de género y especie y puedan intercambiarse en un dialogo corriente sin perder la noción de lo que se está refiriendo, a la palabra “azar” la diferencio rápidamente de lo “lúdico” y del “juego” quizás más hermanas entre las hermanas palabras.

Hace unos años, leí un libro de Paul Auster, el Cuaderno Rojo, donde relata sencillas anécdotas que ponen en manifiesto la fuerza poderosa del azar, escalofriante cuando sucede, quizás la necesidad de que algo exista por nuestras cabezas, produzca esta suerte de superstición. Qué tiene que ver eso con la muerte, preguntaran? Todo. La muerte es todo, su correlato la vida cuelga de ella, tan solo saber la fecha de la muerte cambiaria todos los conceptos: No amaríamos de igual manera, no viviríamos de la misma forma.

En fin, se presentan y preguntan a una persona del público un número y un color (la obra comienza desde el inicio dialogando con los espectadores, que todo el tiempo, parte latente). Aquí el papel adivinador de la fortuna, devela los primeros azares premeditados; un perfomático anula un brazo (un pedazo de muerte), otro una pierna (otro pedazo de muerte) y luego Franco muere (muerte total) a medida que Franco va muriendo, ingresamos hacia el primer espacio, de un circuito compuesto por perfomáticos, escenas y público móviles. En este primer tramo hay un mix interesante; por un lado, algunas de las coreografías recuerda a “Los idiotas” de Lars von Trier, sobre todo cuando saltan con las manos hacia arriba como palitos, pero incluido en ese cuadro uno de los bailarines, comienza cantar una suerte de quejido muy intenso con la bailarina en sus brazos como congelada que la va descendiendo y el canto quejido queda como un balbuceo de olas, material fónico de la lengua.     

Seguimos cual turistas en museo, al segundo cuadro, una de las bailarinas nos invita a ver un cuarto completo de objetos, como ejercicio voy a intentar recordar que vi, sin repetir y sin respirar: casco amarillo de trabajador, vhs, tapa de un cd de björk, foto de egresados con el colectivo del rápido argentino detrás, sapo verde de peluche grande, mingitorio hecho maseta, cintas de películas, libro de Rulfo (el llano en llamas o pedro paramo o los dos en uno), cuadro de madonna (época ochenta), medallas colgadas del cuadro de madonna, banderín no recuerdo el equipo, no vale no lo sumo entonces, foto de tres amigas abrazadas, una con mucho flequillo. stop. once en total. No recordé muchos… Los objetos, aquellos elementos por los cuales revivimos los recuerdos, los recuerdos, cosas muertas que sin embargo respiran.

Tercer ambiente, juego de manchas de amputados (primeras muertes que cargan como dificultad los vivos), nuevamente participa el público, creando un borroso limite, como el que crea el mar cuando se retira o ingresa a la tierra, manteniéndonos alerta, atentos a la atmosfera creada. Este juego-danza, deriva en una fase final, un duelo de dos bandos, apoyado en una música y una estética; spaghetti western-killbilliana.  De la justa mueren todos, menos uno. Los que mueren son cuerpos olas arrastrados por la marea rolando como debe estar haciendo ahora y siempre el mar: todo el tiempo eso, y eso es lo más parecido a la eternidad que tenemos.  

Miro a mis pies y por distracción/ recorto mis uñas secas, no son mías ya.../ Te digo adiós para bromear -"que el señor te rebendiga-" La muerte y yo - Indio Solari

Pensaste en el día de la muerte,  de cómo estará todo, en la temperatura del día de tu propia muerte; la paz esté con nosotros/la paz esté con nosotros/la paz esté con nosotros/que con nosotros/siempre, este la paz. Como agua en una pava olvidada en el fuego, esta estrofa fue tomando cuerpo de canto popular con pogo incluido, la puerta se abrió y una luz incandescente invitó a los protagonistas a morir de una buena vez, para luego volver a la tierra a recibir los merecidos aplausos. 

Un texto para: El Duelo / Dirigida por: La Voraz

 

 

 

Pablo Gungolo

Poeta, nació en Bahía Blanca y en la actualidad reside en Capital Federal. En el 2011 publicó su primer libro “Polaroid” (Editorial La Parte Maldita). Generalmente escribe en floresyfobias.blogspot.com (Elongando). Su próximo libro se llamará “los restos”.

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Todo es Mentira +

    Sábado. Marcha por la aparición del cuerpo de Maldonado. Pongo un cuadrado negro de foto de perfil. No se qué decir,hacer,me invade la abulia. No quiero compartir ninguna noticia en Leer más
  • De cómo estar con otros +

    De cómo estar con otros Un texto para: De como estar con otros dirigida por: Celia Argüello Rena Estar con otros es ir a ciegas al encuentro. Alejarse ante una Leer más
  • El Rastro (1) +

    Un texto para: Qué azul que es ese mar // dirigida por: Eleonora Comelli Algunas veces logro percibir el paso del tiempo sobre mi cuerpo. No llego aun a los treinta, Leer más
  • Lecciones de Conciencia de Clase para Artistas Contemporáneos. +

    Asistir a la historia de las trayectorias profesionales de artistas contemporáneos que provienen de diferentes campos de producción y saber, conlleva inevitable y tragicómicamente a preguntarse: ¿cómo se articula la Leer más
  • Rebobíname amor +

    Hombre rebobinado de Margarita Bali Atravieso el olor de un patio llenísimo de plantas. Espero en una sala donde se exponen algunas piezas de la última obra de Margarita Bali: Leer más
  • LA MISERIA DE SU MISTERIOSO ENCANTO +

    A través de una novela de Yukio Mishima El color prohibido (Kinjiki), 1954, Federico Moreno aborda una performance física y oscura. Como un posible origen, un hombre que antes de Leer más
  • Bailar la caída del corazón y separarse también puede ser una fiesta. +

    Es propicio atravesar las grandes aguas. Me repito día a día desde el día en que me separé. El sábado a la noche salí con mis amigas, todos los sábados Leer más
  • nadohombrerebobi +

    Me bajé del colectivo y salí caminando para el lado contrario. Es una práctica que me viene sucediendo involuntariamente desde que llegué a Buenos Aires y que estoy empezando a Leer más
  • ¿Estás ahí? +

    Estas son algunas reflexiones que tuve cuando vi “Cartas a mi querido espectador” a principios de este año. Las mismas permanecieron en mi cuaderno de notas, en un archivo de Leer más
  • El agua que derrama tiempo +

    En “Qué azul que es ese mar” de Eleonora Comelli, el tiempo pareciera configurarse en una duración bergsoniana, donde pasado y futuro conviven amalgamándose, confundiéndose, borrando sus límites en el Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19

ESCRIBEN EN SEGUNDA