Cecilia Sur

Cecilia Sur

Algo se fundó en la infancia: clases de danza jazz, la escritura de un cuento. Esas semillas germinaron para brotar con los años en la elección de estudiar Letras (UBA) y desbordar mi cuerpo de escritura. Viví en el Delta donde se gestó En isla (Tocoymevoy ediciones). Luego se publicó el cuento “Martina, la tarde” (ed. Alto Pogo). A la vez que las letras me acompañaban fui atravesada por el butoh y con esta danza la posibilidad de explorar los cuerpos que me habitan y lo que ellos pueden desplegar.

Después de dedicarme a la docencia y dar talleres de escritura creativa me fui a viajar por Latinoamérica participando de colectivos artísticos multidisciplinarios y presentando unipersonales de danza. En México pude formarme con diversos maestros en el Primer Festival Internacional de Butoh.

Y como “siempre se vuelve al primer amor” volví para profundizar este camino y continuar explorando formándome en expresión corporal en la UNA. Incursiono en la escena participando como intérprete en obras de teatro y teatro físico.

Las herramientas críticas, teóricas y poéticas que las letras me dieron las pongo al servicio de leer y componer en la danza, reflexionando sobre el cuerpo y sus modos de resignificar el espacio-territorio que nos habita.

Me interesa pensar la danza como un despliegue potencial que tiene el cuerpo de manifestarse en el mundo y de conectar con otros mundos que nos exceden y abisman.

 

 

Viernes, 01 Diciembre 2017 22:25

Desacralizar la danza

Miércoles, 07 Junio 2017 17:10

Ser mirada

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • La sombra que trota detrás de nosotras tiene cuatro patas +

    Llego al Centro Cultural Konex más de media hora antes de la hora de comienzo de la performance. Me toca hacer fila junto a los que no tienen entrada (están Leer más
  • Crónica de una espectadora (des)obediente +

    Entramos a la sala de Café Müller con mi amiga Mailén y lo primero que observo es que hay tres grupos de sillas dispuestas para que el público se siente Leer más
  • Cherry Bomb (and the Bikini Machine) +

    “¿Por qué la oscuridad es tan seductora?” es la pregunta que leo ni bien abro el Facebook. Debajo, la foto del consultante vestido como Gary Oldman en Drácula, de Bram Leer más
  • Contrapesos para la representación +

    Aproximación al estar siendo del deber ser Los distintos modelos de belleza habitan de forma segmentada y simultánea la acción de ambos cuerpos femeninos en escena… Solo un simbólico biombo-pizarra, Leer más
  • Superar la Pérdida +

    Superar la Pérdida Obra: El duelo Del orden de lo dispuesto, diríamos que un duelo determina la tensión, directamente dual, entre dos posiciones opuestas complementarias que delinean un estado emocional. Leer más
  • Los principios y el Final. +

    Un texto para: El Duelo // dirigida por: La Voraz I. Meditando, poetizando. Desde el principio de los principios, el conflicto que abre paso a la vida se presenta desde el Leer más
  • No puedo parar de mirar +

    Una lata de pintura sin abrir siempre es negra. Cuando la abrimos entra luz y nos devuelve color, imagen, forma, movimiento. Hasta que a un objeto no recibe luz no Leer más
  • On/Off +

    On/Off Obra: Azucar Lo mínimo: un biombo, dos intérpretes y el silencio. Comienza un dúo. Dos cuerpos pegados. Se arrastran, se doblan, se envuelven. No se despegan. Continúan el silencio, Leer más
  • El agua que derrama tiempo +

    En “Qué azul que es ese mar” de Eleonora Comelli, el tiempo pareciera configurarse en una duración bergsoniana, donde pasado y futuro conviven amalgamándose, confundiéndose, borrando sus límites en el Leer más
  • ME ATRAVIESA UN RÍO +

    ¨El río era todo el tiempo, todo... ajustando todas las direcciones de sus líneas como la orquesta del edén bajo la varilla del amor… Era el amor, el río… Todo Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18

ESCRIBEN EN SEGUNDA