COMENTARIOS Y ANÁLISIS OBRAS DE DANZA

Martes, 01 Octubre 2013 14:54

De mujeres tribales y hábitos erógenos

Escrito por
Lo fantasmagórico y tenebroso acompañan el comienzo de la obra. La sala se encuentra llena de humo y, de repente, con la música de quien da nombre a la pieza, una luz cenital alumbra el movimiento del humo en el espacio. Es ahí que me pregunto de donde van a salir las intérpretes, ya que no veo telón ni nada similar de donde puedan surgir directo al escenario. Hasta que otra luz me indicará su presencia: arriba a mi izquierda. Ellas marchan lentamente, desnudas, pero con las armas suficientes que necesitarán para enfrentar una lucha tanto física como existencial: rodilleras, coderas y zapatillas. Una vez abajo, en tierra firme, serán partícipes de las recreaciones más violentas, poderosas y combativas que puedan encarnarse en el cuerpo de una mujer. Sus coreografías serán por momentos tribales, como una manada de mujeres salvajes. Desprovistas de la marca cultural de la vestimenta, sus cuerpos son abiertos a lo que de natural queda en ellos. La conexión con lo sexual: una puerta giratoria hacia la psique, una disposición genésica para la acción. A través de…
Martes, 01 Abril 2014 14:47

Las apariencias, ¿engañan?

Escrito por
La estatua se introduce en sus primeros movimientos a partir del hilo de lana que termina por destejer el traje original de la intérprete. La sencillez de la puesta en escena, con dos tonalidades en despliegue, el beige y el negro, invitan a ocupar la atención del espectador en la fluidez del movimiento intermitente entre el cuerpo y sus sombras. El dinamismo proporcionado por una coreografía revoltosa, ambigua, eufórica y reflexiva al mismo tiempo se potencia con la multiplicidad de sombras que la acompañan como consecuencia de las distintas proyecciones de luz, dando la impresión de que, si bien somos conscientes de que hay un solo cuerpo moviéndose en escena, hay otros factores -¿o cuerpos?- que introducen acción. ¿Se produce acaso una escisión de los movimientos del cuerpo que se nos presenta como único o es que hay presencias ocultas? El hilo –dueño del primer impulso- desaparece de nuestra vista pero sigue trazando circuitos. Luego un bolso que da a luz se va y su transportadora logra hallarse con la inexactitud reconfortante de su propia sombra. ¿Cómo diferenciar, entonces, las…
Miércoles, 12 Diciembre 2012 14:44

Hipercomunicación genital

Escrito por
Se va haciendo la luz apaciguadamente, mientras un cuerpo desnudo y boca abajo se acerca a paso lento con movimientos de oruga. Así comienza a agitarse, de a poco, la bomba explosiva de la intimidad. Las implicancias de salir del closet serán, literal y metafóricamente, inconmensurables. No hay matices entre los animales de cuatro patas, las máquinas y los seres humanos. Somos sexo más sexo. ¿El amor? Nuestra conexión con el mundo erógeno... ¿Es posible separar el amor del sexo? ¿Cuánto hay de genuino en las relaciones sexuales que mantenemos? “La idea fija” aborda estos interrogantes, a mi criterio, desde el campo de lo popular. Se combinan elementos novelescos y bizarros, con sus respectivas opresiones y resistencias: encuentros pasionales con tintes almodovarezcos. “La ley del deseo”, amores adversos-diversos, violaciones y tragedias se presentan en escena a través de discursos delirantes, movimientos eróticos, masturbantes, dañinos y cómicos. ¿Cuantas veces bailamos cogiendo o cogemos bailando? Asombrosa la variedad de ritmos y coreografías sexuales, de sexualidades para todos los gustos. Lo burdo, lo explícito. El cuerpo y sus aspiraciones. Lo grotesco, lo tierno:…
En el ruido es una pieza sobre la distorsión, el movimiento reiterativo-expulsivo y el impulso adolescente que busca liberarse de mandatos sociales preestablecidos. La estética se compone de un espacio habitado por tres monitores, una mesa y una silla con pared de fondo, amplificadores y una vestimenta representativa de las tribus urbanas aficionadas al punk-rock compuesta por unos jeans azules, camisa leñadora, remera y sweaters rayados, zapatillas y algún cinto de tachas. La identificación de la “juventud rebelde” será lo que intente ponerse en juego en esta obra. Seremos parte de un espectáculo recíproco entre dos muchachos que incluirá desde movimientos de cabeza eléctricos, persecuciones (varias de ellas con guitarra en mano) y competencias de apriete de tetillas hasta una interpretación de a dos en una misma guitarra, sin olvidar los segmentos de un texto que remite a la masturbación en los jóvenes. Puede pensarse, entonces, la representación del cuerpo a partir de su impronta adolescente-juvenil, urbana y rockera. Veremos como, por ejemplo, algunas veces los cuerpos harán de instrumentos musicales y como, por momentos, “El instrumento” –la guitarra eléctrica-…
Sábado, 01 Febrero 2014 14:36

Máquina procesando... ¿Cómo obra la danza?

Escrito por
Obreros de la danza o danza de los obreros, ¿cuál es la diferencia? ¿A qué o quién/es responde la construcción y ejecución de una obra escénica ligada al movimiento? Activar el dispositivo performático dependerá de la voluntad y el grado de compromiso del espectador. Esto es, el tono que irá adquiriendo la En obra, siempre inacabada (como bien lo dice su título), está intrínsicamente relacionado con la participación activa y cambiante de quienes integran el público, el cual tendrá en sus manos el poder para ejercer su costado capitalista explotador o su capacidad de dirección artística, según la forma que encuentre cada uno para viabilizar su mirada. Entonces, ¿quién tiene el poder máximo de gobierno en el acontecer de esta obra en construcción? ¿Cualquiera puede elegir lo que irá a suceder en el transcurso de la puesta en escena? ¿Cuáles son las posibilidades y limitaciones del juego creativo bidireccional que ensambla las intenciones previas de la dirección artística de la obra con las intervenciones espontáneas de los espectadores? En Obra interpela, desde el humor y el ingenio, a reflexionar sobre…

TODOS LOS TEXTOS EN COMENTARIOS

  • Nacer de grande, o vencer la presencia (in)finita +

    Nosotros, en cambio vivimos las frías mansiones del éter cuajado de mil claridades, sin horas ni días. Sin sexos ni edades… Es nuestra existencia serena, inmutable; Nuestra eterna risa, serena Leer más
  • El valor del arte y el precio de la valoración ¿Parientes lejanos o compañeros cercanos? +

    Año 2001: en dos meses una beca se acaba y una madre muere en verano. Veinte mil pesos en Córdoba eran veinte mil lecor (1), un auto costaba siete mil Leer más
  • No tan obvia +

    No tan Obvia Obra: Una Obvia Cuando leí el texto de la obra pensé que al ir me encontraría con algo onírico y de una densidad espesa. Pero no fue Leer más
  • Me atraviesa un río +

    Un texto para: El Gualeguay (poema-río) // dirigida por: Carina Resnisky ¨El río era todo el tiempo, todo... ajustando todas las direcciones de sus líneas como la orquesta del edén bajo Leer más
  • La sombra que trota detrás de nosotras tiene cuatro patas +

    Llego al Centro Cultural Konex más de media hora antes de la hora de comienzo de la performance. Me toca hacer fila junto a los que no tienen entrada (están Leer más
  • Somos amigas +

    Nos encontramos y nos llamamos amigas. No nos conocíamos mucho, quizás no más que los dedos de dos manos cuentan nuestros encuentros, quizás, nunca contamos ni los 8 de una Leer más
  • Superar la Pérdida +

    Superar la Pérdida Obra: El duelo Del orden de lo dispuesto, diríamos que un duelo determina la tensión, directamente dual, entre dos posiciones opuestas complementarias que delinean un estado emocional. Leer más
  • Las apariencias, ¿engañan? +

    La estatua se introduce en sus primeros movimientos a partir del hilo de lana que termina por destejer el traje original de la intérprete. La sencillez de la puesta en Leer más
  • Me río de lo que puedo +

    Me río de lo que puedo Obra: La lengua Bello el cuerpo que transmite una densidad molesta, gestos reconocibles y tipos de movimiento clasificables. Bellos los estereotipos de la densidad Leer más
  • Levántate y Anda +

    Levántate y Anda Un texto para: Camino dirigida por: Roxana Galand Al comienzo ellas corren, corren, corren y corren. Sin pausas, casi sin mirar atrás, a veces sucede una caída Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18

ESCRIBEN EN SEGUNDA