Jueves, 01 Noviembre 2012 15:27

Encuentro. PRIMERA PARTE

Escrito por

 

 1, 2, 3 danza 

Llego puntual a la puerta de Zafra espacio, en Sarmiento casi Jean Jaures,  para encontrarme con Catalina Lescano, alma mater del ciclo 1, 2, 3 danza y socia fundadora  de este espacio.  Toco timbre, espero unos minutos, me abre la puerta David Protte, otro de los tres socios. Nos saludamos con un cordial ‘¡Hola! ¿Cómo estás?’, como otras veces, bastante frecuentes en las últimas semanas durante las cuales estuve trabajando para  el ciclo. Como siempre es un placer llegar, me siento como en mi casa, me reciben con calidez y sencillez. Hay mucho movimiento en Zafra: hay un grupo de músicos ensayando y están las chicas de “mi otra posibilidad”,  haciendo una pasada para la función del día siguiente en el marco de 1, 2, ,3 danza. Están, como siempre, Cata, David, Rosario, haciendo mil tareas: abriendo la puerta, atendiendo las necesidades de los artistas, haciendo difusión, posteando eventos, pegando carteles,  y vaya a saber qué más. 

La casa está abierta, simple y sinceramente, tanto es así que soy yo la que prepara el mate para la entrevista, mientras espero  un ratito a que Cata termine con su ronda de actividades. Nos sentamos en la cocina y empezamos a charlar.

¿En qué consiste 1, 2, 3 danza?

1,2,3 danza es un ciclo de danza contemporánea que consiste en solos dúos y tríos, que para mí es un encuentro entre  artistas, ya sean bailarines, o los artistas que hacen audiovisuales, o los que hacen música en vivo, y también un encuentro  de diferentes  públicos. Me parece que la danza contemporánea hoy, en Buenos Aires, está muy separada. Hay algunas corrientes, algunos  maestros, algunas compañías, que están muy ensimismados en su  propio trabajo, y no está  fluyendo, no se están armando redes de bailarines, que es algo muy necesario. 

Esta energía mía de generar el ciclo surgió  porque vi a gente, o a grupos, o a bailarines creyendo que estaban haciendo algo completamente innovador ,  que no estaba sucediendo en ningún lugar, y por ahí sí estaba ya sucediendo en otro lugar;  o que se  sentían solos en alguna búsqueda y tal vez  había otros buscando. Me refiero tanto a búsquedas estéticas, como a  investigación del movimiento, y también a una movida de gestión cultural. Se da una falta de espacio, una falta de producción. 

También es un problema de la educación en la danza, como en otras áreas del arte, donde no se educa el impulso generador y productivo. Hay muchas escuelas que forman bailarines para que después sean peones de un coreógrafo, y terminan haciendo toda una carrera, una búsqueda, para después audicionar  y quedar en una compañía que por ahí no tiene que ver con su búsqueda personal, pero que se sienten presos de que se formaron exclusivamente para ser peones de un coreógrafo. 

Por otro lado el ciclo también tiene que ver con despertar posibilidades de todo tipo ¿cómo un espacio de 5 x 5 puede contener a grupos de danza? Esa fue mi primera pregunta. En eso me ayudó mucho Paula Rodríguez. Yo tenía un prejuicio con mi espacio. Me dijo ‘claro que se puede hacer’. Me fui dando cuenta de que sí, buscando materiales que podían llegar a trabajarse en este espacio. Después Melina Martin me ofreció ayuda para contactarme con más bailarines, con más materiales. Un día me fui a su casa a tomar un café, y yo ya tenía una lista de personas a las que me interesaba convocar pero creo que la dupliqué o la tripliqué. Así que ellas son dos personas que amadrinaron mucho este proyecto.

¿Quiénes lo organizan?

Lo organizo yo sola, con una ayuda por supuesto. Es una producción de Zafra. Este espacio existe gracias a las tres  personas que lo coordinan, y que la sala  funcione, que tenga sus luces, sus gradas, sus necesidades técnicas cubiertas  es gracias a las tres personas que sostienen Zafra. Pero este es un proyecto que encaré yo y que me hice cargo yo. Ellos acompañan permanentemente, atrás de cada necesidad, locura que a mí se me ocurre en relación a este proyecto. Si hay necesidades de música en vivo está David Protte ahí, ecualizado, poniendo los micrófonos, organizando todo eso que me excede;  y para cualquier otra necesidad está Rosario Albornoz ahí, a la par de todo esto.

¿Cuáles son los objetivos del ciclo?

Generar un encuentro entre artistas, un encuentro entre espectadores, hacer que los bailarines empiecen a tener una conciencia de que ellos también tienen que ser espectadores, no solamente por una responsabilidad con su propio trabajo productivo, sino también por una responsabilidad con el hecho de que la danza existe como espectáculo o como obra una vez que hay un espectador que la está mirando. Pasa mucho que se ensayan obras  durante un año para hacer tres funciones y nada más, o que nunca se terminan de estrenar porque no se sabe  cómo, no hay espacios, no hay posibilidades de producción. La propuesta tiene que ver con eso: Acá está todo ¿qué necesitan? E invitamos también a que los que participan miren el trabajo de los otros, a que vengan aunque no les toque bailar, porque cada grupo hace dos o tres  presentaciones y nunca se repiten las mismas programaciones.

¿Y además de los bailarines a qué público está destinado?

¡A todo el mundo! Y en especial a todo el público que todavía se pregunta qué es la danza contemporánea, a los actores que todavía asocian a la danza contemporánea con una búsqueda técnica inalcanzable, que uno tiene que aprender a hacer desde que tiene cinco años, y artistas en general.

¿Qué crees que puede aportar a cada grupo u obra participar en 1, 2, 3 danza, además de la posibilidad que mencionabas de acceder a un espacio donde presentarse?

El encuentro  con un público que no es solamente el de ellos, porque siempre va a haber gente que va a venir a ver los otros trabajos: siempre está la tía, la amiga, la directora, la coreógrafa, el músico amigo de alguien que  tiene ganas de hacer algo en fusión con danza. Un encuentro entre artistas no es solamente un encuentro social, sino un encuentro de producción, entonces  si hay búsquedas que están emparentadas, o que no están emparentadas pero fusionadas pueden ser una bomba, favorecemos que se junten y surjan proyectos nuevos. El  encuentro con el espectador también aporta a  un crecimiento a nivel de representación.  Y por otro lado el hecho de contar con funciones hechas; si quisieran presentar un subsidio para un nuevo  proyecto o presentar esta misma obra en otro espacio, que se reconozca que ya hicieron funciones,  que fueron parte de un ciclo, y que estuvieron programados en esta sala. 

¿Qué expectativas tenés a largo plazo en relación a este ciclo?

Que toda la gente que se pregunte dónde puedo ir a ver danza un viernes venga acá, sin que le importe qué es exactamente, ni por cumplir con  el amigo al que le prometió hace quince  fines de semana... que se convierta en un clásico de los viernes.

Un texto para: 1, 2, 3 danza // dirigida por: Ciclo de danza contemporánea - Artistas Varios

 

 

 

Cecilia Molina

Nací en Bahía Blanca, sobre el final la dictadura. Desde los ocho años practico, veo, hago danza y leo con pasión. Estudié Letras en la Universidad Nacional del Sur. Me recibí de Profesora de Danza Contemporánea en la Escuela de Danza Clásica de Bahía Blanca en la que luego trabajé como docente. Pisando los treinta viene a Buenos Aires. Sigo creando, investigando, haciendo danza. Este año comencé a cursar la maestría en Sociología de la Cultura en la Universidad de San Martín. Soy integrante del Grupo de Estudios de Danza y Performance del IDAES/UNSAM.

TODOS LOS TEXTOS EN PALABRAS

  • La democracia del cuerpo o inflar los cachetes +

    La década de los sesenta fue de cambio y cuestionamiento, y el ámbito de la danza no quedó exento. Ya Leer más
  • La danza desnuda de Jérôme Bel +

    Un hombre entra caminando al escenario. En los extremos del espacio coloca una por una las letras “N”, “S”, “E” Leer más
  • Sostener +

    I. Cuba Cuba es un país singular, muchos lo saben, algunos sólo lo intuyen. Es tentador albergar una utopía romántica Leer más
  • Reportaje a Renate Schottelius +

    Entrevistada por Fernanda Gómez y Silvia Pritz Fecha: Septiembre de 1988 ¿Nos puede hablar de su formación? Empecé a los Leer más
  • PENSAR EL PÚBLICO DE LA DANZA CONTEMPORÁNEA* +

    ¿Que relación tienen los creadores de danza contemporánea con su público? ¿Existe alguna barrera entre los públicos y la danza Leer más
  • OBRAS DESMESURADAS. SI CORREMOS EL VELO ¿QUE HAY? +

    La Historia del Arte, los análisis de diferentes Épocas y las obras de distintos artistas me llevaron a detener mi Leer más
  • Entre la práctica, la poesía y la reflexión pedagógica +

    Asymmetrical-Motion. Notas sobre pedagogía y movimiento, de Lucas Condró y Pablo Messiez. Editorial Con Tinta Me Tienes, 2016. Asymmetrical-Motion, segunda Leer más
  • La danza de la confianza +

    Parte de la política feminista es hacer ver que en la cultura en que vivimos hoy, que el cuerpo es Leer más
  • Naturaleza de la fuerza en el cuerpo y la danza +

    Reseña, reflexión de la autora con motivo de la reimpresión del libro 2017. Recién ahora, luego de la primera edición Leer más
  • Cuerpxs Inquietxs. Encuentros en movimiento. +

    Hace un mes me invitaron a participar de un ciclo de conversaciones llamado “Cuerpxs Inquietxs”. Realizado por el grupo Bailarinxs Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

ESCRIBEN EN SEGUNDA